El Atlético Femenino despide a su entrenador antes del clásico ante el Barça

Pablo López abandona el club colchonero por la mala racha del equipo cuatro meses después de su llegada

Pablo López da órdenes a sus jugadoras en el Atlético-Tacón.

Pablo López no dirigirá al Atlético en el clásico del fútbol femenino ante el Barça de este sábado. El club colchonero ha anunciado este lunes el despido del entrenador, contratado en octubre, a través de un comunicado. El equipo rojiblanco justifica el cese por la mala marcha del equipo en las últimas siete jornadas, en las que el Atlético ha cosechado cuatro empates. “La actual situación deportiva ha provocado que se haya llegado a un acuerdo mutuo para la rescisión de su contrato”, reza el comunicado.

El técnico madrileño llevó las riendas del equipo en 14 partidos (12 de Liga y dos de Champions), en los que logró la clasificación a cuartos de final del torneo Europeo tras derrotar al amnchester City en octavos. En la Liga Iberdrola, el Atlético, vigente campeón, marcha segundo con 37 puntos, a nueve del Barça, que encabeza la clasificación. El club colchonero aún no ha informado sobre quién sucederá a López en el banquillo.

Las jugadoras, hartas por el retraso del convenio: “¿Qué más tenemos que hacer?”

La falta de acuerdo entre la Asociación de Clubes y la RFEF lastra la ratificación definitiva del histórico documento

Pereira controla un balón en el Barça-Rayo.

El fútbol femenino no puede más. Ese es el sentir de las jugadoras de la Liga, que han manifestado este lunes su preocupación por la falta de acuerdo entre la Asociación de Clubes y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en una rueda de prensa en la sede de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Desde que el 20 de diciembre se llegara a un preacuerdo entre la patronal y los sindicatos, la firma del convenio se ha ido retrasando. David Aganzo, presidente de AFE, acompañado de una veintena de futbolistas, ha lamentado el retraso, ya que la firma, prevista inicialmente para el día 15, tendría que haberse producido este lunes. Ainhoa Tirapu, futbolista del Athletic Club, considera que sus compañeras se han sentido “ninguneadas” y ha exigido “una respuesta inmediata” por parte de los clubes y la federación.

César Sánchez, sexto director deportivo del Valencia de Lim

El club vive una nueva reestructuración y el exportero afronta más fichajes

Cesar Sánchez, en una imagen de archivo.

La enésima reestructuración en la dirección deportiva del Valencia tiene un nuevo nombre propio: César Sánchez (Coria, 1971), guardameta del club ché entre 2008 y 2011, cuando Fernando Gómez era el responsable deportivo, es el nuevo director de fútbol de la entidad de Mestalla. El cacereño llega acompañado de Miguel Ángel Corona, nuevo jefe del área de scouting. Ambos fichan hasta junio de 2022. Esta será la tercera etapa de César en el Valencia, ya que formó parte del cuerpo técnico de Pako Ayestarán en el inicio del curso 2016-17. Aquello acabó en despido fulminante del técnico en septiembre tras cuatro derrotas seguidas.

Hasta este momento el Valencia se movía en el mercado de una manera muy particular. Jorge Mendes, amigo y asesor deportivo de Peter Lim, conducía todas las operaciones. Los deberes del nuevo director de fútbol son urgentes. César, que deberá aceptar las injerencias de Lim y Mendes en el juego de los fichajes del Valencia, tiene 11 días para reformar la plantilla antes del cierre de la ventana de fichajes de enero. Celades ha pedido un lateral derecho como objetivo prioritario, además de un central zurdo y de un mediocentro creativo para el verano. ¿El hándicap? Su experiencia. Totalmente nula en estos menesteres. Como la de Celades, la incorporación de César es una moneda al aire.

Busquets recupera el poder

El mediocentro azulgrana, brillante en el estreno de Setién en el Camp Nou, fue uno de los más perjudicados por el estilo de Valverde

Uno de los pases de Busquets contra el Granada.

Desde que Sergio Busquets apareció en la alineación del Barça en el segundo partido de LaLiga 2008-2009 ante el Racing, el día que Pep Guardiola lo hizo saltar de Tercera al Camp Nou, nadie discutió al entonces sorprendente mediocentro, y menos cuando tuvo la bendición escrita de Johan Cruyff. Y hasta Del Bosque, entonces seleccionador, afirmó: “Si yo fuera jugador me gustaría parecerme a Busquets”. No lo hizo la secretaria técnica —los dos únicos mediocentros fichados, Song y Mascherano, acabaron de centrales—, ni La Masia. Los canteranos llamados a ser su relevo ya andan lejos del club: Sergi Samper está en el Vissel Kobe y Oriol Busquets juega en el Twente. Ningún entrenador se animó a poner en jaque a Busquets, piedra angular del Barça de Guardiola, pero también de Tito Vilanova, Tata Martino y Luis Enrique. Hasta que algo cambió el último verano con Ernesto Valverde. Ahora, con Quique Setién parece que ha vuelto la normalidad para Busi.

Valverde quería dar más dinamismo al centro del campo. El extécnico azulgrana avisó a Rakitic en mayo de que ya no sería imprescindible y en el primer partido en San Mamés dejó a Busquets en el banquillo. Valverde apostó entonces por Sergi Roberto —quería que regresara al puesto de volante— y por Aleñá, hoy en el Betis. Como pivote se estrenó De Jong. No fue un fichaje cualquiera. Por primera vez desde que Busquets debutó en el primer equipo, el Barça apostaba por otro mediocentro, galardonado como el mejor centrocampista de la última temporada de la UEFA. No le funcionó la jugada a Valverde: el Barça cayó en San Mamés: 1-0.

El Txingurri se corrigió, pero ya nada fue lo mismo. Mientras que en el ataque el único que acusaba las rotaciones era el novato Griezmann, en la defensa la única duda era Semedo o Sergi Roberto en el lateral derecho. En el centro del campo, Valverde no se casaba con nadie. Solo De Jong parecía inamovible: jugó el 80% de los minutos, más que el resto, Busquets (66%), Rakitic (37%), Arthur (36%) y Arturo Vidal (36%).

Arthur, preso de las lesiones, no se quejó. Vidal amagó con marcharse en invierno —el Inter no renuncia a incorporarle—y Rakitic fue el primero en expresar su malestar. “Me siento triste, igual que mi hija pequeña cuando le quitan un juguete”, le confesó el croata a Jorge Valdano en Movistar +. Busquets, en cambio, no dijo ni mu. Al menos, ante los micrófonos. La relación de los pesos pesados del mediocampo con Valverde se desgastó al tiempo que se sentían desprotegidos por la dinámica de juego del equipo, cada vez más pendiente de las transiciones, sin tiempo ni espacio para cuidar el balón en la divisoria.

Comprar camisetas del barcelona baratas,greatest quality, telas de poliéster de alta calidad seleccionados, tienen muy buena elasticidad cómoda y tenacidad.Comprar camisetas de futbol baratas.

 

Zidane y sus otras ruletas

En cuestiones de gestión, Zidane se parece al jugador que era. No hay cerco que se le resista. Es el Houdini del fútbol.

Crisis de ética en la federación

Las recientes dimisiones en el organismo presidido por Luis Rubiales desvelan el conflicto desatado por las investigaciones internas sobre la Operación Soule

Luis Rubiales, en la presentación de la Supercopa en Arabia Saudí.

La reciente dimisión de Ana Muñoz como vicepresidenta de Integridad y la de dos miembros del Comité de Ética, José Luis Pérez Triviño y Araceli Martín Mangas, han desatado la crisis más aguda a la que se enfrenta Luis Rubiales como presidente de la Federación Española de Fútbol, cargo para que el que fue elegido en mayo de 2018 y que espera renovar en las próximas elecciones que pretende adelantar a este marzo. Según fuentes cercanas a Ana Muñoz y a la federación, la dimisión de esta se habría precipitado tras haber recibido una reprimenda de Rubiales por el expediente abierto por el Comité de Ética a Jacinto Alonso, presidente de la Federación Territorial de La Rioja e imputado en la Operación Soule, que investiga una supuesta red de influencias y clientelar en el organismo federativo.

El director deportivo de la Juve desvela una operación con el Barça con dos jugadores

Paratici: “Estamos hablando con el Barcelona para Matheus Pereira y Marques, dos chicos muy prometedores”. Sobre el trueque Bernardeschi- Rakitic: “No hubo un interés concreto”.

El director deportivo de la Juve desvela una operación con el Barça con dos jugadores

Fabio Paratici, director deportivo de la Juventus, habló en ‘Sky Sport’ antes del partido con el Parma y desveló una posible operación el Barça: “Estamos hablando con el Barcelona de dos chicos. Hemos tenido algunos años con nosotros a Matheus Pereira, un buen jugador, técnico, pero que necesita un determinado tipo de juego para expresar su mejor nivel. “Hemos visto un jugador suyo (del Barcelona), Marqués, que tiene características de típico delantero para el fútbol italiano y estamos procediendo porque pensamos que puede ser buena para ambos clubes“.

Matheus Pereira, centrocampista nacido en Río de Janeiro en 1998, pertenece al Juventus desde 2016, y fue cedido el pasado verano al Dijon francés tras acumular apenas tres partidos el último curso.

El Juventus planea separarse del brasileño para incorporar al delantero del Barcelona B Marqués, jugador nacido en 2000 que mide más de 190 centímetros que, según la dirección deportiva turinesa, se adapta más a las características de la Serie A.

También se refirió Paratici de una operación que se desveló hace unos días de un posible trueque Bernardeschi-Rakitic: “Fue una idea que salió en este verano, ahora puedo decir que no hubo un interés concreto”.

Giggs, sobre su problema capilar: “Me volví paranoico”

El seleccionador de Gales y exjugador del Manchester United habló del estrés que le ocasionaba la pérdida de cabello y de cómo le afectaba verse en televisión.

El seleccionador de Gales y exjugador del Manchester United, Ryan Giggs.

El seleccionador de Gales, Ryan Giggs, se sinceró sobre cómo vivió su etapa de futbolista. El exjugador del Manchester United estaba obsesionado con la pérdida de cabello, tal y como recoge The Sun. Cuenta que su aspecto llegó a estresarle tanto que se volvió paranoico y admitió que se tuvo que realizar un trasplante capilar para sentirse mejor consigo mismo.

La primera vez que notó la pérdida de cabello: “La primera vez que me di cuenta fue después de un partido en Anfield en 2003. Marqué dos goles y cuando entre en el bar en el que estaban mis compañeros de equipo esperaba que me recibieran con un ‘buen trabajo’ pero lo primero que escuché fue ‘estás perdiendo pelo'”.

Su aspecto se volvió una obsesión: “Me volví paranoico, especialmente cuando sabía que el partido iba a ser retransmitido por televisión o si iba a llover. Cuando llovía pensaba que ‘ojalá no fuera así’. Fue entonces cuando decidí cortarme el pelo cada vez más. Al cortarlo nacía más fuerte”.

La presión se convirtió en un problema añadido: “El fútbol puede ser muy estresante. Estás constantemente bajo presión. Eres consciente de las consecuencias de perder un partido. Siempre estás en el foco y expuesto a las críticas”.

Decidió realizarse un trasplante capilar: “Como siempre he sido una persona reservada, era un tema que quise guardar para mí. No quería hablar de eso, pero todas las personas me preguntaban si le había hecho algo a mi pelo o si me había realizado un trasplante de cabello. Fue duro durante aproximadamente un día y medio, pero creo que ahora la gente juzga menos eso”.